1. Ambientes acogedores
Dominan los tonos cálidos con blancos, beiges y maderas, pero también se pueden añadir notas de color para aportar informalidad y dinamismo a los espacios.

2. Pasión por el verde
Esta nueva forma de unir interior y exterior en las oficinas pisa con paso fuerte y además está demostrado que este tipo de decoración ayuda a crear un ambiente más saludable y también más motivador para todo el equipo que en él trabaja.

3. Sencillez
La austeridad en el diseño de mobiliario mediante líneas rectas y puras, espacios muy ordenados que ayudan a centrar la atención en lo importante y dejar de lado las distracciones.

4. Sin tiradores
De esta forma se busca una mayor limpieza visual para que los muebles luzcan en todo su esplendor. Muchos muebles incorporan tiradores tipo uñero o muebles de tipo “touch” que se abren al contacto.

5. Estanterías abiertas
Las estanterías abiertas siguen siendo una de las tendencias más importantes del momento. Tanto metálicas como en melamina las estanterías nos ofrecen un sinfín de posibilidades tanto de decoración como de archivo.

6. Multifuncionalidad
Espacios que permitan la cooperación y la comunicación, versátiles, diáfanos y polivalentes que estimulen un proceso de creación y producción más fresco y libre son cada vez más frecuentes en la arquitectura de oficinas modernas.

7. Conectividad total
Los muebles de oficina y auxiliares responden a esta tendencia incluyendo enchufes, pantallas o cargadores. De forma que no perdamos ni un segundo la conexión y es que la tecnología se cuela en todos los rincones.